lunes, 23 de mayo de 2011

Casi 1 millón y medio de españoles desaparecidos: se busca (dead or alive)

Estamos sinceramente preocupados. Hacemos análisis estadístico de votos, y resulta que nos faltan cerca de 1 millón y medio de electores que no aparecen por ninguna parte. No sabemos si los han secuestrado, si se han escondido o si –quizá la solución más fácil, aunque algo vergonzosa- el Ministerio del Interior ha suspendido en matemáticas. Pero resulta que el MIR nos indica claramente en su página web que el censo de españoles residentes-ausentes (CERA para los amigos) registraba 5.715 españoles en edad de votar residentes en el extranjero, y eso que se supone que la migración ha aumentado en los últimos años. La cosa es que el INE discrepa con esta cifra y nos indica que los extranjeros inscritos en el CERA son exactamente 1.441.086. En 2007, sin embargo, el MIR admite que envió papeletas de votos a exactamente 1.167.744 españoles ausentes de la madre patria. Claro que igual esto se debe a la vergonzosa reforma de la Ley Electoral acontecida –casualmente- a principios de 2011, que en la práctica supone que estas papeletas se dejan de enviar automáticamente a los electores ausentes de España y que éstos, si quieren ejercer su derecho al voto, deben rogarlo (por eso se le llama voto rogado, por cierto), o sea, suplicarle por favorcito, por carta y adjuntando copia de veinticuatromil documentos a la Madre Patria para que les deje votar, y luego prenderle una velita a la Virgen de la Almudena para que las papeletas efectivamente lleguen (cosa que, nos consta, en muchos casos no ha ocurrido).

La verdad verdadera es que la cifra de 5715 votos presuntamente emitidos desde el extranjero nos parece tan escandalosa y surrealistamente baja que tentados nos sentimos de descartarla (¿error de dedo?). Sin embargo, el tema adquiere tintes siniestros al corroborar que, por ejemplo, desde Venezuela solo se recibieron 123 solicitudes de voto…de un padrón de españoles de ¡más de 87.000! Del casi millón y medio de españoles residentes en países extranjeros, solo 43.842 se enteraron del oportuno cambio en la Ley Electoral y lograron sortear todas las trabas burocráticas para pedir que se les enviara su voto. O sea, apenas un 3% del padrón del CERA. Y de este 3% de testarudos españoles que mandaron su solicitud a toda prisa…¿sólo 5.715 obtuvieron y lograron enviar las papeletas a tiempo? ¡Vaya pucherazo, señores, vaya pucherazo!

Pese a todo esto, lo más sorprendente del caso es que ¡aún así la abstención ha disminuido en España respecto a las elecciones municipales de 2007, pasando del 36,03% al 33,77%! Las cifras oficiales del MIR nos indican que 11.710.762 electores se abstuvieron, pero claro, no nos dicen que de ellos, 1.435.911 (el padrón del CERA menos los 5.715 afortunados que lograron votar) fueron abstenciones forzadas por el propio Gobierno. No estamos diciendo que todos ellos habrían votado (y nunca lo sabremos, posiblemente), solo que deberían haber podido escoger si hacerlo o no. Potencialmente, el porcentaje de abstención de estas elecciones podría haber sido muchísimo más bajo de lo que ya de por sí fue. Pero claro, eso, a los analistas políticos, seguro no les interesa. Vaya a ser que nos demos cuenta del mega pucherazo que nos han colado.

@europaenllamas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada