domingo, 9 de octubre de 2011

Por qué debemos apoyar el movimiento #Occupy (99%) #occupywallst #OWS #15O


Ok, lo sabemos. La mayoría de nosotros sentimos algo así como amor-odio hacia los estadounidenses. O al menos, hacia su política exterior. La verdad, no nos faltan motivos. Casi cualquier país del mundo (excepto quizá Israel) podría sacar una lista quilométrica de los agravios, perjuicios, ofensas y humillaciones varias sufridas por causa directa de Estados Unidos. Los países hispano hablantes no somos la excepción. Sin embargo, no está de más distinguir entre el gobierno estadounidense y sus ciudadanos. Y sus ciudadanos se están revolucionando. El movimiento del 99% está cambiando muchas cosas en Estados Unidos, y los abajo firmantes contemplamos sus progresos esperanzados, pero también con el corazón en un puño. Porque el cerco mediático que sufre el pueblo estadounidense es grande, muy grande. Y si no les ayudamos, quizá su esfuerzo sea en vano.

Prima entre muchos la opinión infundada de que los estadounidenses “no necesitan ayuda”. ¿Por qué iban a necesitarla, si son el país más poderoso del mundo, cuna de las artes audiovisuales, patria de los progresos teconológicos y las redes sociales? Tal vez esta opinión esconda un miedo más profundo: que si tratamos de ayudarlos, nuestros esfuerzos sean recibidos con escarnio y burla por parte los gringos. Al fin y al cabo, ¿qué íbamos a poder enseñarles nosotros, pobres hispanos? Sin embargo, esto contrasta en primer lugar con la opinión que al respecto han emitido los propios estadounidenses, quienes hicieron, y continúan haciendo, un humilde llamado internacional para recibir consejos y tips de todo el mundo a través del hashtag en Twitter #occupyadvice. Por si esto no fuera suficiente, cabe señalar que el 99% ha destacado por dar gran importancia al estudio de otros movimientos sociales como los egipcios, españoles, griegos y británicos (ver la edición de el Occupy Wall Street Media para comprobar esto). Créannos: los estadounidenses están más que dispuestos a recibir consejos y ayuda. Vamos, la están pidiendo literalmente a gritos. Que nuestro sentimiento de inferioridad o nuestro legítimo resentimiento por las políticas estadounidenses contra nuestros respectivos países no nos detengan en hacer lo correcto.

El movimiento “Occupy” es amigo y aliado. Es más, es imprescindible, y de su fuerza y expansión depende el éxito de movimientos internacionales como el de los estudiantes chilenos, el 15M español, y por qué no, también los movimientos sociales mexicanos se verán influidos por el destino de el 99% estadounidense. Del movimiento Occupy depende en gran medida el impulso final que pueda o no recibir la convocatoria mundial del 15 de Octubre. Y aunque es dudoso en principio que si el 99% llegara a triunfar en Estados Unidos (lo cual ya es mucho suponer, pero ¡somos optimistas!) esto repercutiría directamente en una mejora de las condiciones de vida del resto del mundo, sin duda el impulso de este gran movimiento social ayudaría de forma muy importante los movimientos sociales mexicanos y canadienses (por simple cercanía) y los del resto del mundo (por inspiración). No necesariamente nuestra ayuda al 99% se traducirá en que los estadounidenses se acuerden de nosotros el día del juicio final. Pero no se trata de eso. Lo que ocurra en Estados Unidos ocurrirá en el mundo entero. Por lo tanto, si queremos que cambie el mundo, entonces debemos también desear y apoyar el cambio en Estados Unidos. Así de simple.

Y ahora, a lo importante...

¿Cómo ayudamos?

-Traduciendo al español y rompiendo el cerco mediático. El movimiento Occupy se encuentra ahora mismo sometido a la ley del silencio. No por ser estadounidenses van a librarse de la censura tan fácilmente. Por lo tanto, debemos ayudar a difundir todo sobre ellos. Avances, conflictos, videos, textos...todo.

-Escribiendo artículos de opinión sobre el 99% y sus posibles implicaciones. Cada nuevo texto que se produce ayuda a mantener el movimiento en la agenda mediática. ¿A nadie le parece extraño que del 15M español se hablara tanto en los medios mexicanos, y que del movimiento social estadounidense más importante de las últimas décadas no se diga casi nada? ¡Pues eso!

-Creando la mínima discordia posible: se trata de ayudar, no de entorpecer. Dejémosles la autocrítica a ellos mismos. Se trata de amplificar su voz, no de distorsionarla.

-Compartiendo novedades sobre el 99% en las redes sociales. La máxima es: ¡difundir, difundir, y difundir! El uso de licencias Creative Commons es de gran ayuda para esto. No privatices la información: mejor libérala.

-Ofreciendo consejos al movimiento Occupy cuando sientas que es pertinente.

-Apoyando la convocatoria del 15 de Octubre en tu respectivo país.

-Lograr romper el cerco mediático para que los estadounidenses sepan que el mundo entero está con ellos. Recuerda que aunque seamos muchos los que estamos con ellos, ellos no tienen por qué haberse enterado, puesto que los grandes medios de comunicación están haciendo un gran esfuerzo en ocultar la solidaridad mundial. Manifestaciones, marchas, acampadas...cualquier cosa que logre salir en los grandes medios estadounidenses será muy bienvenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada